25 de Septiembre de 2021  
Acerca de | Mapa del Sitio | Recomiéndenos | Pagina de inicio | Novedades |
2284 webs  
   

Noticias y Titulares de Venezuela


Novedades en Guia.com.ve

Temas
PRINCIPAL

Acerca de Venezuela
Automóviles
Bienes Raices
Comercio Exterior
Comida y bebida
Compra y venta
Computación
Cultura y arte
Deportes
Economía y finanzas
Educación
Emergencias
Empleo y trabajo
Empresas
Entretenimiento
Eventos y fiestas
Franquicias
Gobierno
Hogar
Internacional
Internet
Juegos
Leyes y Trámites
Marketing y Publicidad
Medios de Comunicación
No Gubernamental
Petroleo y Energia
Política
Salud
Sexo
Sucesos
Telecomunicaciones
Transporte
Turismo

ACTUALIDAD
CALENDARIO
NOTICIAS
RANKING
RSS
TIENDA
VIDEOS

IN ENGLISH
De interés



 

La entrevista de Lil Rodríguez


Sobreviviente de la tragedia de Vargas, que la dejó sin hogar por mes y medio, Lil del Valle Rodríguez Serrano, por segunda vez en su vida está refugiada. En estos momentos, la presidenta de Tves despacha desde un rinconcito diagonal a la oficina del ministro de Comunicación e Información, Willian Lara. El motivo, en esta oportunidad, no es un deslave sino el cese de la concesión de Radio Caracas Televisión, hecho que la convierte en la cabeza del proyecto estatal para sustituir a este canal en el espectro.

Sus celulares no dejan de repicar, y ella se angustia pues cree que no sobrevivirán. "Son viejitos, se van a fundir, desde el domingo no han parado de repicar", dice. Y es que Rodríguez si acaso se ha detenido a pensar.

Desde el primer momento su mente sólo se ocupa de producir ideas para conquistar la encomienda que le dio el Primer Mandatario, la construcción de una televisora de servicio público.

Sólo una cosa la hace sentarse, cerrar los ojos y con una mano detener a quien le habla. Se trata del jingle de la Televisora Venezolana Social, que es una fusión instrumental de flautas y tambores.

La periodista reconoce que su trabajo en este proyecto no comenzó de la nada. El equipo del Minci que se ocupa de la producción nacional independiente ya había trabajado algunas ideas.

-Usted es conocida en el medio periodístico, pero a los venezolanos que se preguntan quién es Lil Rodríguez, ¿qué les respondería? -Soy periodista graduada en la Universidad del Zulia, mención medios impresos. Luego de egresar en 1978, regresé a Caracas para trabajar directamente en la Biblioteca Nacional, en el servicio de información a la comunidad, y de allí pasé al Diario de Caracas, donde comencé a cubrir la única fuente que he hecho en mi vida, cultura, arte y espectáculos, específicamente en el área de música y cultura popular. En ese momento el director era Manuel Felipe Sierra, teníamos una excelente relación, fue una de mis mejores experiencias.

Trabajé con Sebastián de la Nuez, Javier Conde, Elizabeth Baralt, Carlos Pérez Ariza, Enrique Rondón, Milló Vestrini, Edgar Larrazábal, Mercedes Martínez, Edgar Moreno Uribe, José Ramírez Flores "Cheché, y Carlos Bermúdez "Coquito", era una etapa gloriosa del diario.

No viví la etapa del cierre del Diario, 1984, porque recibí una oferta en Sonográfica, para trabajar en la dirección de prensa del sello, y lo abandoné antes. Fue un período inolvidable, y tal vez el lado bueno del Viernes Negro, ya que ante la imposibilidad de traer artistas extranjeros, por la situación del dólar, hubo un florecimiento del talento nacional.

Fue la etapa de Colina, Frank Quintero, Yordano, Ilan, Melissa, Karina, Adrenalina Caribe.

-Abandonó el sello disquero para irse a Cuba, ¿Cuál fue el motivo de su traslado? -Me fui a finales de 1987, hasta 1991, a dirigir la programación nocturna de Radio Rebelde, ya tenía la experiencia de Radio Rumbos y de Yvke Mundial, que era de madrugada, y los cubanos, dominicanos y puertorriqueños me podían escuchar. En Cuba creo que pude aportar bastante, era un pro- grama musical, de biografías de músicos. Son gente muy musical, yo regresé de allá contenta.

A mi regreso me reinserté en la labor periodística, asumí el Festival de Música Latinoamericana, a la par de que escribía para El Globo. Luego tras la salida de Gilberto Correa de Venevisión, me voy con él a Televen, al programa Flash.

Ahí hacía entrevistas para un segmento del programa.

-¿Tuvo contacto con Fidel Castro? -No, nunca lo vi, nunca me ha afanado eso. Soy partidaria de lo que dice la Biblia, "por sus frutos los conoceréis", por eso no me preocupa mucho estar mirando a Fidel o a Chávez.

-En 1999 fue una de las víctimas del deslave de Vargas,
¿Cómo fue la experiencia? -Fue muy duro, yo vivía en Los Corales, mi hijo estaba en Macuto y yo estaba sola con mis dos perritas, que fueron quienes me salvaron.

Estuve refugiada por mes y medio, los primeros días los pasé en un sofá en Radio Capital.

Eso me cambió la vida, luego lo- gré adquirir mi casa en Guarenas, y entonces abrimos la corresponsalía de Últimas Noticias en la zona. Hasta 2002, cuando asumí la dirección de Yvke Mundial, donde viví el 11-A, que me agarró en la radio, una vez más vi lo mejor y lo peor del ser humano. Pero allí dure poco tiempo por una afección en los pulmones. Tiempo después me fui a trabajar en Hidrocapital, que aunque era una labor distinta me dejó mucho conocimiento.

-Antes de ser designada presidenta de Tves, era productora de Sones y Pasiones, en Telesur, ¿Cómo llegó allí? -Conocí a Andrés Izarra desde que era coordinador de información en Rctv, y él me llamó para que lo ayudara en ese proyecto. Antes de asumir Tves dejé tres programas grabados, con Lilia Vera, Bailatino y Dimensión Latina.

-¿Quién la postuló para dirigir Tves? ¿Cómo se enteró? -Me postuló la Dirección Nacional de Responsabilidad Social en Radio y TV. La verdad es que conocía los runrrunes que mencionaban a varias personas, pero la noticia la conocí en el Teatro Teresa Carreño cuando el Presidente lo dijo. Nunca conversé con Chávez, ni antes, ni durante, ni después. Jamás he abordado al Presidente. La primera llamada para coordinar todo fue de un secretario del ministro Lara.

-¿Qué pasó por su mente? -Pensé en cómo hacía yo para lograr aportes para una televisora de servicio público, y en una experiencia inédita en el país. Le pregunté al ministro Lara ¿ajá y cómo es esto?, él me respondió hágalo.

La verdad, lo que quería era tomarme una cerveza.


DE PERFIL
"Soy producto del sincretismo"
Nacida en Caracas el 20 de enero de 1952, Lil del Valle Rodríguez Serrano, tiene 55 años, enviudó a temprana edad, y es madre de Uncas, de 34 años, quien le dio dos nietas, Acuarela de 4 años, y Aire de 3 años. El nombre de su hijo tiene origen en un personaje del libro "El Último Moicano".

Rodríguez, quien dice haber cursado su bachillerato en Pamplona Colombia- en el Colegio Nuestra Señora del Rosario, antes de ser periodista cursó tres semestres de Psicología en la Universidad Central de Venezuela.

Su pasión por ese oficio terminó el día que se topó con la estadística y con el que luego se convertiría en su esposo, José Alberto, ingeniero y clarinetista, hoy fallecido.

Dice que es producto del sincretismo, pues aunque se confiesa católica, practica la filosofía de vida de la Regla de Osha, también llamada santería o los Yoruba.

Dice que se inventó un santo, a quien llama el santo Cristo del atolladero, pero en ocasiones también eleva sus plegarias a la Virgen del Valle, a quien debe su nombre.

No va a la misa todos los domingos, pero si lo hace su única exigencia es que el sacerdote sea un jesuita.

Dice que entre los mensajes que recibió tras su designación, puede destacar dos, uno que decía "se salvó la patria", y otro "tú eres mejor que la cámara y el zoom, porque eres camarógrafa de la vida".

Rodríguez dice que no es fanática de las novelas, sólo dos producciones han captado su atención, Betty la Fea, y Xica Da Silva.







La entrevista de
Lil
Rodríguez

"No me preocupa mucho estar mirando a Chávez ni a Fidel"
La vida de la presidenta de Tves ha dado muchas vueltas. Sobreviviente de la tragedia de Vargas, hoy enfrenta otro reto, cumplir con la misión que el Ejecutivo le encomendó: crear una televisora de servicio público

MARIANA MARTÍNEZ RODRÍGUEZ / mrmartinez FOTO MIGUEL MARTÍNEZ
@cadena-capriles.com /











A Rodríguez sólo Betty la Fea y Xica Da Silva la han anclado a una trama












Sobreviviente de la tragedia de Vargas, que la dejó sin hogar por mes y medio, Lil del Valle Rodríguez Serrano, por segunda vez en su vida está refugiada. En estos momentos, la presidenta de Tves despacha desde un rinconcito diagonal a la oficina del ministro de Comunicación e Información, Willian Lara. El motivo, en esta oportunidad, no es un deslave sino el cese de la concesión de Radio Caracas Televisión, hecho que la convierte en la cabeza del proyecto estatal para sustituir a este canal en el espectro.

Sus celulares no dejan de repicar, y ella se angustia pues cree que no sobrevivirán. "Son viejitos, se van a fundir, desde el domingo no han parado de repicar", dice. Y es que Rodríguez si acaso se ha detenido a pensar.

Desde el primer momento su mente sólo se ocupa de producir ideas para conquistar la encomienda que le dio el Primer Mandatario, la construcción de una televisora de servicio público.

Sólo una cosa la hace sentarse, cerrar los ojos y con una mano detener a quien le habla. Se trata del jingle de la Televisora Venezolana Social, que es una fusión instrumental de flautas y tambores.

La periodista reconoce que su trabajo en este proyecto no comenzó de la nada. El equipo del Minci que se ocupa de la producción nacional independiente ya había trabajado algunas ideas.

-Usted es conocida en el medio periodístico, pero a los venezolanos que se preguntan quién es Lil Rodríguez, ¿qué les respondería? -Soy periodista graduada en la Universidad del Zulia, mención medios impresos. Luego de egresar en 1978, regresé a Caracas para trabajar directamente en la Biblioteca Nacional, en el servicio de información a la comunidad, y de allí pasé al Diario de Caracas, donde comencé a cubrir la única fuente que he hecho en mi vida, cultura, arte y espectáculos, específicamente en el área de música y cultura popular. En ese momento el director era Manuel Felipe Sierra, teníamos una excelente relación, fue una de mis mejores experiencias.

Trabajé con Sebastián de la Nuez, Javier Conde, Elizabeth Baralt, Carlos Pérez Ariza, Enrique Rondón, Milló Vestrini, Edgar Larrazábal, Mercedes Martínez, Edgar Moreno Uribe, José Ramírez Flores "Cheché, y Carlos Bermúdez "Coquito", era una etapa gloriosa del diario.

No viví la etapa del cierre del Diario, 1984, porque recibí una oferta en Sonográfica, para trabajar en la dirección de prensa del sello, y lo abandoné antes. Fue un período inolvidable, y tal vez el lado bueno del Viernes Negro, ya que ante la imposibilidad de traer artistas extranjeros, por la situación del dólar, hubo un florecimiento del talento nacional.

Fue la etapa de Colina, Frank Quintero, Yordano, Ilan, Melissa, Karina, Adrenalina Caribe.

-Abandonó el sello disquero para irse a Cuba, ¿Cuál fue el motivo de su traslado? -Me fui a finales de 1987, hasta 1991, a dirigir la programación nocturna de Radio Rebelde, ya tenía la experiencia de Radio Rumbos y de Yvke Mundial, que era de madrugada, y los cubanos, dominicanos y puertorriqueños me podían escuchar. En Cuba creo que pude aportar bastante, era un pro- grama musical, de biografías de músicos. Son gente muy musical, yo regresé de allá contenta.

A mi regreso me reinserté en la labor periodística, asumí el Festival de Música Latinoamericana, a la par de que escribía para El Globo. Luego tras la salida de Gilberto Correa de Venevisión, me voy con él a Televen, al programa Flash.

Ahí hacía entrevistas para un segmento del programa.

-¿Tuvo contacto con Fidel Castro? -No, nunca lo vi, nunca me ha afanado eso. Soy partidaria de lo que dice la Biblia, "por sus frutos los conoceréis", por eso no me preocupa mucho estar mirando a Fidel o a Chávez.

-En 1999 fue una de las víctimas del deslave de Vargas,
¿Cómo fue la experiencia? -Fue muy duro, yo vivía en Los Corales, mi hijo estaba en Macuto y yo estaba sola con mis dos perritas, que fueron quienes me salvaron.

Estuve refugiada por mes y medio, los primeros días los pasé en un sofá en Radio Capital.

Eso me cambió la vida, luego lo- gré adquirir mi casa en Guarenas, y entonces abrimos la corresponsalía de Últimas Noticias en la zona. Hasta 2002, cuando asumí la dirección de Yvke Mundial, donde viví el 11-A, que me agarró en la radio, una vez más vi lo mejor y lo peor del ser humano. Pero allí dure poco tiempo por una afección en los pulmones. Tiempo después me fui a trabajar en Hidrocapital, que aunque era una labor distinta me dejó mucho conocimiento.

-Antes de ser designada presidenta de Tves, era productora de Sones y Pasiones, en Telesur, ¿Cómo llegó allí? -Conocí a Andrés Izarra desde que era coordinador de información en Rctv, y él me llamó para que lo ayudara en ese proyecto. Antes de asumir Tves dejé tres programas grabados, con Lilia Vera, Bailatino y Dimensión Latina.

-¿Quién la postuló para dirigir Tves? ¿Cómo se enteró? -Me postuló la Dirección Nacional de Responsabilidad Social en Radio y TV. La verdad es que conocía los runrrunes que mencionaban a varias personas, pero la noticia la conocí en el Teatro Teresa Carreño cuando el Presidente lo dijo. Nunca conversé con Chávez, ni antes, ni durante, ni después. Jamás he abordado al Presidente. La primera llamada para coordinar todo fue de un secretario del ministro Lara.

-¿Qué pasó por su mente? -Pensé en cómo hacía yo para lograr aportes para una televisora de servicio público, y en una experiencia inédita en el país. Le pregunté al ministro Lara ¿ajá y cómo es esto?, él me respondió hágalo.

La verdad, lo que quería era tomarme una cerveza.


DE PERFIL
"Soy producto del sincretismo"
Nacida en Caracas el 20 de enero de 1952, Lil del Valle Rodríguez Serrano, tiene 55 años, enviudó a temprana edad, y es madre de Uncas, de 34 años, quien le dio dos nietas, Acuarela de 4 años, y Aire de 3 años. El nombre de su hijo tiene origen en un personaje del libro "El Último Moicano".

Rodríguez, quien dice haber cursado su bachillerato en Pamplona Colombia- en el Colegio Nuestra Señora del Rosario, antes de ser periodista cursó tres semestres de Psicología en la Universidad Central de Venezuela.

Su pasión por ese oficio terminó el día que se topó con la estadística y con el que luego se convertiría en su esposo, José Alberto, ingeniero y clarinetista, hoy fallecido.

Dice que es producto del sincretismo, pues aunque se confiesa católica, practica la filosofía de vida de la Regla de Osha, también llamada santería o los Yoruba.

Dice que se inventó un santo, a quien llama el santo Cristo del atolladero, pero en ocasiones también eleva sus plegarias a la Virgen del Valle, a quien debe su nombre.

No va a la misa todos los domingos, pero si lo hace su única exigencia es que el sacerdote sea un jesuita.

Dice que entre los mensajes que recibió tras su designación, puede destacar dos, uno que decía "se salvó la patria", y otro "tú eres mejor que la cámara y el zoom, porque eres camarógrafa de la vida".

Rodríguez dice que no es fanática de las novelas, sólo dos producciones han captado su atención, Betty la Fea, y Xica Da Silva. REGRESAR


Fecha publicada: 28/05/2007
Fuente: El Mundo
Tema: medios
Tags: Cierre de RCTV


NOTICIAS RELACIONADAS
Enlaces patrocinados
Viva y trabaje en USA
Todo lo que necesita para planificar su futuro en USA: inmigración, trabajo, negocios y mucho más. Información GRATIS
Su anuncio puede aparecer aquí

Noticias por día


*** noticias no disponibles ***
     
 

Copyright 2002-2018 por Guia.com.ve
Su privacidad | Contáctenos

Noticias de Venezuela | Carros en Venezuela | Eventos y fechas de Venezuela | Turismo en Venezuela | Gobierno de Venezuela | Inmuebles en Venezuela | Empresas de Venezuela | Internet en Venezuela