18 de Enero de 2021  
Acerca de | Mapa del Sitio | Recomiéndenos | Pagina de inicio | Novedades |
2284 webs  
   

Noticias y Titulares de Venezuela


Novedades en Guia.com.ve

Temas
PRINCIPAL

Acerca de Venezuela
Automóviles
Bienes Raices
Comercio Exterior
Comida y bebida
Compra y venta
Computación
Cultura y arte
Deportes
Economía y finanzas
Educación
Emergencias
Empleo y trabajo
Empresas
Entretenimiento
Eventos y fiestas
Franquicias
Gobierno
Hogar
Internacional
Internet
Juegos
Leyes y Trámites
Marketing y Publicidad
Medios de Comunicación
No Gubernamental
Petroleo y Energia
Política
Salud
Sexo
Sucesos
Telecomunicaciones
Transporte
Turismo

ACTUALIDAD
CALENDARIO
NOTICIAS
RANKING
RSS
TIENDA
VIDEOS

IN ENGLISH
De interés



 

'Darle cultura al pueblo no implica necesariamente llevarlo al TTC'


Desde el apartamento de Zhandra Rodríguez en Parque Central se ve a lo lejos la majestad del Teatro Teresa Carreño. Desde ese mismo punto de contemplación, la primera bailarina de Venezuela solía conversar largas horas por teléfono con su vecino Vicente Nebrada, uno de los partenaire fundamentales de su vida.

'Vicente me tenía mucho cariño', dice recordando las diversas etapas que compartió con Nebrada, como cuando coincidieron en Nueva York (cuando ella era primera bailarina del American Ballet y él solista del Harkness Ballet). Y por supuesto, rememorando el emblemático proyecto que engendraron en 1974, como dupla inseparable, del Ballet Internacional de Caracas, junto a María Cristina Anzona y Elías Pérez Borjas, con el que le dieron la vuelta al mundo. 'A Vicente lo conocí desde los seis años; ya tengo 61. Tengo fotos en las que aparezco de paje en el Lago de los cisnes del Ballet Nacional de Venezuela, que interpretaba Vicente. Yo estaba en la Academia Interamericana de Ballet, que pertenecía a la compañía.

Vicente era un gran actor, bellísimo. Un apolo en brunette'.

Durante la conversación, la bailarina intercala galicismos con altivos gestos para remarcar ciertas afirmaciones. 'Vicente siempre me llamaba. Hablábamos tres, cuatro, cinco horas por teléfono'. Nebreda (su verdadero apellido, como ella prefiere llamarlo) le pedía su opinión, o que la acompañara a ensayos y funciones, para que le diera el visto bueno a tal bailarina.

'Yo quería que se separara de la Fundación Teresa Carreño', revela la directora artística del Ballet Nuevo Mundo. 'Hasta el último momento lo intenté. Le decía: `haz tu fundación, independízate, ponle otro nombre. ¿Qué pasa si viene otro gobierno y decide que no vas más para el baile? A él no le convenía, como tampoco a mí, tener una fundación del Estado. Cualquier funcionario de turno puede llegar y montarte un fotógrafo como director del ballet del TTC'.

Zhandra Rodríguez participará en el Festival Viva Nebrada que la Fundación Morela Muñoz y Ciclorama Producciones han programado del 28 de julio al 3 de agosto en honor al más importante coreógrafo de la danza de Venezuela, a seis años de su partida.

El sábado 2 de agosto en Trasnocho Cultural se proyectará el video del pas de deux Lento a tempo e apassionato, considerado como la obra cumbre del repertorio del maestro, que interpreta la bailarina junto a Zane Wilson.

'No es suficiente con hacer un festival bianual, porque no queda nada sino el recuerdo', evalúa Rodríguez. 'La memoria del venezolano es muy corta y hay que estar en permanente promoción de su legado en todo el país'.


RECONCILIACIÓN HISTÓRICA
Pero la relación Nebrada-Rodríguez no siempre fue un armonioso pas de deux. 'El gran rompimiento comenzó cuando (Mikhail) Baryshnikov me invitó a participar en su gira por Brasil en 1980. Yo preferí bailar con `Misha' y no participar en el festival Cervantino de México, con el Ballet Internacional de Caracas. Los mexicanos y Vicente se enfurecieron conmigo'.

Luego, las relaciones comenzaron a deteriorarse. En la temporada del Ballet Internacional de Caracas en Bruselas, ese mismo año, Nebrada y Rodríguez no se hablaron. 'Ya no era lo mismo. Al año caí en cuenta de las razones: la compañía estaba muy tensa; hubo violencia física de mi parte contra una de las bailarinas (Gina Bugatti). Para nada, porque cuando nos separamos, fundé el Ballet Nuevo Mundo y ella se vino conmigo. Se convirtió en primera bailarina, regisseur y mi asistente. Es la mejor pupila que he tenido'.

Vicente y Zhandra cortaron comunicación por más de una década. Hasta que en 1993 hicieron las pases. José Antonio Abreu fue el responsable de organizar el reencuentro. 'Después nos fuimos al cafetín del TTC y la gente casi se desmayaba', recuerda entre risas.

'De allí en adelante fue como si el tiempo no hubiera pasado'.


REIVINDICACIÓN CULTURAL
Zhandra Rodríguez -que desde 2002 lleva adelante el Programa Integral de Danza en las escuelas bo- livarianas, con financiamiento del Ministerio de Educación- no oculta su preferencia a favor del actual gobierno, pero sin abandonar su voz crítica, sobre todo hacia los encargados de las políticas culturales.

'Aparte de las tres erres que ha planteado Chávez -revisión, rectificación y reimpulso- yo agrego la reivindicación, especialmente en el área de la cultura y más aún sobre la impronta de Nebrada. Debemos recordar que el presidente Hugo Chávez otorgó -por cierto, en el Teresa Carreño- la Orden Libertador en su segunda clase a Vicente Nebrada, por su trayectoria, labor y legado artístico a la nación. ¿Cómo ahora un funcionario de turno decide borrar ese legado por encima de un reconocimiento estatal?'.

Rodríguez observa con distancia el interés de las actuales autoridades del TTC por desarrollar el ballet clásico por encima del patrimonio local que representa el repertorio de Nebrada. 'En Venezuela no existe una real tradición de ballet clásico. Es una disciplina muy rigurosa, de las cual quedan muy pocas escuelas en el mundo.

Su popularidad decae por encerrarse en las burbujas de los teatros y los cuentos de hadas. Además, la cultura global se acerca cada vez más al paradigma de la complejidad, que se basa en la convivencia de los saberes universales con los conocimientos autóctonos de cada región'.

Sin titubeos, Rodríguez subraya: 'Hay que reivindicar el legado de Vicente Nebrada, colocarlo en su lugar natural: el Teatro Teresa Carreño. No voy a descansar hasta que se cumpla. Es como si mañana quisieran borrar a Yolanda Moreno o a Zhandra Rodríguez de la historia de la danza en Venezuela.

No sólo aquí hicimos nuestra carrera. Nuestro estilo marcó a bailarines, coreógrafos y compañías de todo el mundo. Transformamos la manera de bailar. No puedes borrar eso porque te da la gana y aspiras bailar como el Royal Ballet de Londres, que no nos pertenece'.


NUEVA POLÍTICA CULTURAL
-Aparte de las cuatro erres, ¿qué otros derroteros deben emprender las autoridades de la cultura? -No se trata de formar grupúscu- los o seguir arraigados en la política del espectáculo, en la manía `festivalera'. Hay que sensibilizar y multiplicar la labor social de los grupos culturales, como ocurre en todo el planeta. Darle cultura al pueblo no implica necesariamente llevarlo al Teresa Carreño. La danza debe salir a encontrarse con la gente. Tiene que ponerse las pilas con respecto a los cambios políticos y culturales, no sólo de América Latina sino de países como Suecia y Holanda, donde se está llevando la cultura a las escuelas. No te puedes aislar y quedarte sólo con los bailes indígenas. Hay que estar al tanto de lo que pasa en el mundo e integrarlo a lo nuestro sin perder identidad.

-Eso implica involucrar a todos los sectores de la danza del país. -Si no sensibilizas socialmente a los grupos y el Estado le quita los re- cursos o se los da a final de año, no avanzaremos nada. Hay que triplicar el presupuesto de todas las agrupaciones de teatro y danza. Dignificar a los artistas que han dejado sudor y sangre por el país. En vez de gastar tanto en festivales, deberían dar verdadero apoyo y levantar más infraestructura para las artes escéni
SEPA USTED
Movimientos rojos, rojitos
'Hay ciertos cortocircuitos que el Gobierno debe rectificar. No es posible que pongas a un electricista, por ejemplo, a dirigir un teatro.

Soy roja rojita, pero convencida de la necesidad de la crítica y la autocrítica. Soy implacable, incluso conmigo misma. He llegado a estados de autocrueldad, cuando ensayaba, bailaba o fallaba en los proyectos. José Luis Pacheco es ingeniero y amante de la ópera. Y yo soy amante de la física cuántica y la cosmología, pero no podría asumir la cátedra de física de la UCV.

Necesitas una persona consciente de que todo coso teatral debe tener una programación cultural donde se dé cabida a todas las manifestaciones artísticas. Está escrito en la Constitución. Con el enorme subsidio que da el Estado a los entes tutelados y los aportes de Pdvsa debes cumplir con esa programación.

Encima, exigir un alquiler exorbitante a grupos de trayectoria, como ocurrió con la celebración del aniversario del Ballet Nuevo Mundo en 2006 y el programa de Danza. REGRESAR


Fecha publicada: 22/07/2008
Fuente: El Mundo
Tema: cultura

Noticias por día


*** noticias no disponibles ***
     
 

Copyright 2002-2018 por Guia.com.ve
Su privacidad | Contáctenos

Noticias de Venezuela | Carros en Venezuela | Eventos y fechas de Venezuela | Turismo en Venezuela | Gobierno de Venezuela | Inmuebles en Venezuela | Empresas de Venezuela | Internet en Venezuela